La nueva oferta de vehículos eléctricos que aparece en el mercado automovilístico, cuenta con importantes incentivos para su compra, pero también con barreras estructurales, como los puntos de recarga públicos o privados.

Para el uso cotidiano en ciudad, la autonomía de un vehículo 100% eléctrico debería ser suficiente, pero en este caso, la oferta de puntos de recarga públicos en ciudades son insuficientes, y más aún en pequeñas urbes. La opción de la recarga en nuestro propio domicilio es por tanto la opción de recarga más fácil y la que puede condicionar nuestra intención de compra, aun estando plenamente convencido de las bondades del vehículo eléctrico, nulas emisiones y bajo coste por km.

En una vivienda individual no existe mayor problema en la instalación de un punto de recarga, salvo su coste económico, pero, en una vivienda colectiva con garaje comunitario….

Pregunta: ¿Puedo instalar en mi plaza de aparcamiento de mi garaje comunitario un punto de recarga?

Respuesta: SI

Pregunta: ¿Tengo que pedir consentimiento a la comunidad para realizar la instalación del punto de recarga?

Respuesta: NO, únicamente se requiere comunicación previa al Presidente de la Comunidad de la intención de acometer la instalación.

Pregunta: ¿Debe la Comunidad de propietarios asumir o participar en el coste de la instalación?

Respuesta: NO, el coste debe ser asumido íntegramente por el o los interesados directos, así como los consumos de electricidad correspondientes.

OPCIONES:

  • Aprovechar el contrato eléctrico de la vivienda, instalación realizada por instalador autorizado.
    • Conexión con nuestro propio contador de la vivienda individual.
    • Conexión a la instalación comunitaria (Nuevo contador)
  • Nuevo suministro, nuevo contador.
  • Utilización de un Gestor de Carga autorizado.

No se quede con dudas, consulte a Norfincas Adminsitradores.