Uno de los problemas más usuales en una Comunidad de Vecinos, son las molestias con ruidos.

En primer lugar podemos encontrarnos con el ruido procedente de locales de ocio, discotecas, bares de copas, etc. En este caso la legislación es clara y estos locales deben contar con un aislamiento acústico y el cumplimiento de horas de cierre. En muchos casos, los análisis de ruidos en los interiores de los locales cumplen con la normativa, ya que desde la prohibición de fumar en el interior de los locales, ha trasladado la gente a la calle en lugar del interior del local, con el consiguiente bullicio.

Una de las pocas soluciones es llamar a la Policía Local cada vez que el ruido les impida dormir.

En segundo lugar, nos encontramos con el vecino que utiliza los horarios que le confiere la Ley para hacer ruido, obras, algún hobby, música, baile, etc.,  pero sobrepasando los límites admisibles según las Ordenanzas. En este caso, nuestra recomendación es transmitir la queja a su Administrador de Fincas, que una vez autorizado por el Presidente, trasladará de manera amistosa y profesional las quejas del vecino perjudicado, advirtiendo, que la Comunidad si no cesa en sus actividades molestas, se planteará en Junta la decisión de iniciar acciones legales contra el mismo:

Las consecuencias de la acción de cesación (sentencia estimatoria)

  • Completa cesación de las actividades molestas.
  • Indemnización por daños y perjuicios.
  • Privación al dueño u ocupante del uso de la propiedad hasta el pazo máximo de 3 años.

Las obligaciones formales y legales del Presidente respecto a la acción de cesación, serán realizadas por el Administrador de Fincas, evitando de este modo retrasos en las actuaciones por defectos de forma e incumplimientos de plazos.

No se quede con dudas, consulte a Norfincas Administradores